Turmalina negra propiedades y usos

La Turmalina negra es una de mis piedras favoritas, no sólo por su color y apariencia, la textura de la piedra, con esas rugosidades tan características en canto rodado que combinan con el resto de la superficie brillante, como surcos caprichosos en la piedra, muy rústico y bello, que me inspiran para crear.

La Turmalina negra es una piedra que me han pedido "sin saberlo" algunas de mis clientas cuando me solicitan una piedra con el fin de protegerse de energías distorsionantes: malas energías de su alrededor, ya sea que provengan del entorno o de otras personas.

A nivel vibracional, el color negro se utiliza como un color que absorve la luz del entorno, las personas cuando queremos que nuestro "Yo" permanezca aislado inconscientemente nos vestimos de ese color. Se le considera un color elegante y discreto.

En el Mundo de los Minerales, las piedras y cristales negros, vienen a realizar esa función, a la manera de un "escudo energético" aisla asimismo de las energías que no queramos que nos interfieran. La Turmalina Negra, ejerce una barrera pero a su vez, transmuta esas bajas energías o vibraciones, es decir, que digamos que las modifica y "purifica".

A nivel histórico, los antiguos magos confiaban en la Turmalina Negra, conocida como "Chorlo", para protegerlos de los demonios de la tierra mientras lanzaban sus hechizos. Hoy en día, esta piedra todavía es venerada como un talismán de protección de primer nivel, un escudo psíquico que desvía y disipa energías negativas, entidades o fuerzas destructivas. Protege contra la radiación y los contaminantes ambientales, y es muy útil para purificar y neutralizar los propios pensamientos negativos y los conflictos internos, y convertirlos en energía positiva y utilizable. 

Asimismo, la Turmalina negra ayuda cuando se necesita despertar la mente o para la concentración total. Proporciona una excelente protección en el lugar de trabajo contra los contaminantes ambientales, electromagnéticos y la radiación asociada con teléfonos móviles, ordenadores y otros equipos electrónicos.

La Turmalina negra se puede usar para activar la conexión a tierra entre el Chakra Base y el centro de la Tierra, proporcionando una mayor mejora del bienestar de uno en el plano físico. La Turmalina negra es uno de los cristales de meditación más comunes al conectar con las energías de la Tierra, ayuda a liberarse para explorar el mundo espiritual sin daño o peligro, y proporciona altos niveles de purificación para el campo áurico y el cuerpo etérico.

La Turmalina negra es una de las piedras más bellas y protectoras del Mundo Mineral, ya sea por su profundo color negro como por su textura y sus grandes propiedades energéticas y espirituales